Historias de México en Concordia

Un poco de Concordia también se va a México.

En marzo, Víctor Solís López llegó a un nuevo destino. Concordia se convertiría en su casa por 5 meses y dejaría historias para contar por mucho tiempo más. Víctor llegó a nuestra ciudad gracias a un intercambio universitario entre la Facultad de Ciencias de la Alimentación de la UNER y Instituto Superior Tecnológico de Tantayuca en Veracruz, a través del Departamento de Relaciones Internacionales y Movilidad Estudiantil y Docente coordinado por la Lic. Guillermina Chabrillon. La experiencia estuvo anclada a la Ingeniería en Mecatrónica de la FCAL, donde el joven estudiante vino a cursar algunas materias de su tercer año.

Porque las redes se abren cuando uno menos se lo espera, Víctor se hospedó los primeros días en la casa de Patricia Tristán, también oriunda de Veracruz, México, y que desde noviembre también fue adoptada por Concordia. Esto ocurrió al principio del intercambio, pero al final, también se volvieron a cruzar porque, además de ellos, nuestra ciudad tiene otros tintes mexicanos.

En Estación Yuquerí, la Escuela Secundaria Nº 31 lleva por nombre “Benito Juárez”, quien fue 5 veces Presidente de México y personalidad que aparece en los billetes de 20 pesos mexicanos y que da nombre a más de 4.500 calles. En este contexto, y a través del Dpto. de RRII de la FCAL, Víctor y Patricia visitaron la Escuela para narrar, en primera persona, lo que significa “Benito Juárez” en su historia.

Juárez, en una de sus etapas como presidente, creó lo que hoy podría considerarse una Secretaría de Educación Pública, con el objetivo de alfabetizar el país y ofrecer una educación gratuita y laica, lo que constituyó uno de sus principales logros.

“Tuve la oportunidad de participar en esta experiencia de intercambio, lo que al principio me puso un poco nervioso,  pero que también me ayudo a redescubrir mis propios orígenes”, narraba el veracruzano.

Un poco de Víctor y su historia

“Podría haber elegido Brasil o Colombia, pero también tenía varias razones para elegir Argentina. Evaluando y analizando, elegí la mejor opción en cuanto a lo académico y por eso llegué a Concordia. Antes de llegar no conocía casi nada del país, sus costumbres y paisajes, pero sí conocía el acento”, cuenta Víctor.

“Por medio de del Departamento de Relaciones Exteriores de mi institución conocí el lugar a donde viajaría. Luego conversé con algunos compañeros que habían tenido alguna que otra experiencia por Argentina y mi curiosidad aumentó, por lo que la terminé eligiendo como destino. En cuanto a lo académico, en la Facultad ampliaron mi visión de muchas maneras, específicamente en lo relacionado al campo laboral”.

A su vez, el joven mexicano, contó que los intercambios no solamente ayudan a ampliar los conocimientos académicos, sino también a crecer como personas. “Sentí que llegué a ver con sus ojos su forma de ver el mundo. Fue algo único. La gente fue cálida y amable en el recibimiento y súper predispuesta para ayudar. De la Facultad me llevo muy buenos momentos compartidos, tanto con mis compañeros de vivienda como de clase. También me llevo muchos amigos de la Ingeniería en Alimentos. Ellos serían una de las razones por las cuales volvería a Concordia”.

El mate, el asado y las pizzas, entre otras costumbres, fueron recordadas en la charla con una sonrisa. Actualmente, el joven estudiante de 21 años ya se encuentra en México y recuerda, por sobre todas las cosas, las relaciones humanas que forjó en nuestra ciudad.

Victor despidiéndose en la terminal de Concordia